Click acá para ir directamente al contenido

Martes 25 de mayo de 2021

Entrenadoras de vóleibol alegan que les negaron el ingreso a un torneo por asistir con sus hijas lactantes

Ambas sufrieron lo mismo en distintas ocasiones y están molestas ante la discriminación. "Si lo intentaba (entrar) llamarían a la policía para que vinieran y me escoltaran", apuntó una de las madres.

Dos entrenadoras de vóleibol que se encuentran en periodo de lactancia fueron expulsadas del Centro de Convenciones de Colorado, EE.UU, durante el Torneo Crossroads porque los organizadores no les permitían entrar con sus guaguas.

Dixie Loveless contó a 9NEWS que condujo ocho horas desde Utah para unirse a su equipo sub-14 para el Torneo Clasificatorio Nacional Juvenil de Voleibol en ese país. Cuando intentó registrarse con su hija McKinley de 4 meses, no se lo permitieron.

"Dijeron que no me permitían entrar y que no podía pasar ese punto, con mi bebé, y dijeron que si lo intentaba llamarían a la policía para que vinieran y me escoltaran", afirmó la madre y entrenadora.

Loveless dijo que los organizadores le dijeron que debido a la pandemia del coronavirus, el torneo no permitía que ingresaran espectadores menores de 16 años, ni siquiera a pequeños lactantes.

"Todas estas chicas están viendo este ejemplo que ustedes están dando: elijan el trabajo o la familia", comentó y agregó "no puedes ser ambas cosas. No puedes ser madre y tener trabajo".

Al tratarse de un evento privado, pueden reservarse el derecho de admisión. Sin embargo, el organismo nacional encargado de este deporte, USA Volleyball, criticó el actuar de la organización.

"USA Volleyball ha expresado su desacuerdo con esta decisión al director del torneo y está alentando al torneo a revertir la regulación", dijo la institución en un comunicado.

Como la pequeña de Loveless necesita amamantar cada ciertas horas, no pudo hacer ingreso sin su hija. En su lugar, debió ver a su equipo jugar a través de su celular

"Ahora estamos siendo discriminadas porque no podemos hacer algo que todos los demás puedan hacer solo porque estamos amamantando a un bebé", alegó. 

No es la única que ha tenido problemas así. La entrenadora, Nikita Eby, vivió la misma experiencia en este centro de convenciones durante el Día de la Madre cuando asistió con su hija de 2 meses. "No hubo decencia humana y simplemente me hizo sentir como una criminal porque solo estaba tratando de ser madre", criticó. 

SEGUIR LEYENDO