Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 1 de octubre de 2021

Creador de "El juego del Calamar" dijo que le tomó 12 años llevarla a cabo: Tenía miedo porque era muy bizarra

Hwang Dong-hyuk reveló que comenzó a trabajar en este proyecto en 2008.

La serie surcoreana de Netflix El juego del Calamar es todo un éxito a nivel mundial, ya que con su increíble y sangrienta historia ha cautivado a millones de personas.

Es tanto el éxito que ha tenido desde su estreno, el pasado 17 de septiembre, que el gigante de streaming cree que podría convertirse en la serie más vista de la historia de la plataforma.

La popularidad de Squid Game se debe al tremendo trabajo de su creador, Hwang Dong-hyuk, a quien le tomó más de 10 años sacar adelante este proyecto.

La historia de la exitosa ficción se remonta hasta el año 2008, cuando el coreano desarrolló el primer guion, sin embargo, nadie lo tomó en cuenta debido a su mala situación financiera.

Según explicó a Korea Times, en ese primer momento pensó que su proyecto era demasiado bizarro y que a nadie le gustaría, pero más de una década después cambió de opinión.

"Después de 12 años, el mundo ha derivado hacia un lugar en el que las historias de supervivencia peculiares y violentas son bienvenidas, de hecho", comenzó diciendo.

"Desafortunadamente, el mundo ha cambiado en esa dirección. Los juegos de la serie con los que los participantes se vuelven locos están alineados con los deseos de las personas de hacerse con el premio gordo con cosas con las criptomonedas, los bienes raíces y las acciones. Y por eso mucha gente se ha sentido identificada con la historia", agregó, agradeciendo la excelente acogida que ha tenido la serie.

En esa línea Hwang Dong-hyuk asegura que crear esta ficción fue todo un reto y que "convertir la historia en una serie fue una aventura, al igual que lo era 10 años atrás". "Sabía que sería o todo o nada; una obra maestra o un fracaso", manifestó, añadiendo que "la idea detrás de este trabajo era muy experimental. Me preguntaba si la audiencia encontraría convincente que los participantes arriesgasen sus vidas para jugar a juegos de niños".

"Cada noche antes del rodaje siempre pensaba en cómo hacer que las escenas fuesen mejores y revisaba los guiones", relató. "El nivel de estrés en el que estaba era del 100%, y eso me golpeó duro. Siempre he considerado cada trabajo como un reto, pero esta pieza era un riesgo mayor, así que puse todos mis esfuerzos en hacer algo bueno", continuó.

SEGUIR LEYENDO