Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 29 de enero de 2016

Planta un mango usando la semilla que trae en su interior

Así es, porque el mango tiene en su interior la semilla que permite cultivar tu propio árbol. Eso sí, asegúrate de elegir una variedad que hayas probado y desees cultivar. Puedes plantar un árbol de mango en una maceta para mantener un tamaño pequeño o puedes hacerlo en el suelo para llegar a tener un árbol más grande. De cualquier manera, podrás probar su fruto y disfrutarlo años tras año.

Pero, ¿cómo hacerlo? En Play FM te mostramos el paso a paso:

Paso 1: Cómprate un mango o sácalo de su planta, luego cómetelo o retira la pulpa del mango para encontrar la cáscara de la semilla dentro. Retira la cáscara para que puedas encontrar la semilla. Estará en buenas condiciones si es tostada y fresca. Quizás quieras usar guantes cuando manipules la semilla. Las semillas de mango producen una savia que puede irritar la piel. 

Imagen foto_00000002Imagen foto_00000001

 Paso 2: Elige un método para preparar la semilla. Puedes usar un método de secado o sumergirla. (Esto tarda varios días)

Para el método de secado: Seca la semilla completamente con una toalla de papel. Colócala en un lugar ventilado y soleado por alrededor de tres semanas. Luego, intenta agrietar la semilla con una mano para abrirla, tratando de que no se parta por la mitad. Sólo necesitas separar las dos mitades ligeramente. Luego, deja secar por una semana más. oloca tierra fértil y bien drenada en un contenedor. Cava un agujero de aproximadamente 20 cm (8") de profundidad. Empuja la semilla dentro del agujero con el ombligo hacia abajo. Riega bien y mantén el nivel de agua óptimo cada día o dos, dependiendo de la tierra. Luego de unas 4 o 6 semanas, tendrás un árbol de mango o un plantón.

Imagen foto_00000004

Para el método de sumergido: Sumerge la semilla. Coloca la semilla en un jarro pequeño con agua y coloca este en un lugar cálido, como una despensa o un estante. Quita la semilla del jarro y envuélvela en toallas de papel húmedas. Coloca la semilla envuelta en una bolsa plástica con una de sus esquinas cortada. Mantén la toalla húmeda y espera a que la semilla brote para obtener luego de unos días un plantón.

Imagen foto_00000006

 

Paso 3: Prepara una maceta para el plantón. Empieza el crecimiento del plantón en una maceta. Elige una lo suficientemente grande para albergar la semilla y llénala con una mezcla de tierra para macetas y composta. Puedes plantarla directamente en la tierra, pero hacerlo primero en una maceta te permite controlar la temperatura durante la etapa vulnerable de su crecimiento.

 Imagen foto_00000005

Por último, acostumbra la semilla al sol. Coloca la maceta en el exterior en luz solar parcial. Esto le permite al plantón acostumbrarse al sol, o curtirse, antes de trasplantarlo a su lugar final en plena luz solar.

 Imagen foto_00000008

 

SEGUIR LEYENDO