Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 4 de julio de 2018

La polémica que tiene envuelta a Scarlett Johansson por interpretar a un hombre transgénero

La actriz respondió a las críticas citando a actores no transgénero que hicieron grandes trabajos y fueron premiados.

Scarlett Johansson se ha visto envuelta en la polémica después de que saliera a la luz que protagonizará la película 'Rub & Tug', donde interpretará a un hombre transgénero en una historia basada en hechos reales.

La activista April Reign, conocida por haber promovido la campaña #OscarsSoWhite contra la prevalencia de nominaciones de actores blancos en los Oscar, tuiteó criticando la elección de Johansson para este papel y recordando el batacazo en taquilla de uno de los últimos títulos de la actriz, cuando se la criticó por interpretar a un personaje de origen oriental.

"Scarlett Johansson recibió considerables reacciones negativas por Ghost in the Shell, cuando interpretó a un personaje asiático encalado. La película no funcionó. Sin dejarse intimidar, se ha asociado CON EL MISMO DIRECTOR para interpretar a un personaje masculino trans en Rub & Tug", manifestó Reign.

Imagen foto_00000001

Por esta razón, la propia Scarlett Johansson, mediante su agencia de representación, decidió responder de una forma irónica a quienes la criticaban: "Díganles que pueden dirigir sus comentarios a los representantes de Jeffrey Tambor, Jared Leto y Felicity Huffman". Los dos intérpretes y la actriz citados encarnaron personajes transexuales con gran éxito, Leto recibió un premio Oscar por Dallas Buyers Club, donde interpretaba a un hombre trans drogadicto. Lo mismo ocurrió con Felicity Huffman que ganó la estatuilla a mejor actriz por Transamérica.

Por su parte Jeffrey Tambor interpretó durante varias temporadas a una mujer transexual en la serie de Amazon Transparent, trabajo por el que recibió un Globo de Oro y dos Emmy antes de ser apartado por denuncias de acoso sexual contra él.

La cinta 'Rub & Tug' cuenta la historia real de Jean Marie Gill, que con una identidad de hombre dirigió en Pittsburgh una red de salones de masajes que en realidad escondían locales de prostitución.

 

SEGUIR LEYENDO