Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 22 de julio de 2021

10 años sin Amy: Su legado musical y estético

El sentido único del estilo de la cantante de soul aún tiene influencia sobre la cultura pop.

Han pasado 10 años desde que Amy Winehouse falleció trágicamente a la edad de 27 años, pero el sentido único del estilo de la cantante de soul aún tiene influencia sobre la cultura pop.

Su look se inspiró en la ropa, peinados y actitud de grupos femeninos de los 60, con el pelo inflado como colmena, tal y como lo llevaba Ronnie Spector y el resto de The Ronettes, cuando cantaban por la televisión canciones como “Be My Baby” y “Baby I Love You”.


Otros referentes musicales de Amy Winehouse fueron Ella Fitzgerald, a quien ella adoraba y con quien compartía una voz con la misma amplitud, capaz de cubrir tres octavas. Aretha Franklin, Billie Holiday, Tony Bennett y especialmente, Sarah Vaughan y Dinah Washington.

Simultáneamente moderno y de la vieja escuela, el delineado grueso y  atuendos retro pinup de Winehouse inspiraron a muchas, sin embargo, nadie más podría lucir un bouffant como ella o mezclar accesorios como la cantante de soul británico.

En Play desintegramos el estilo icónico de Amy Winehouse:

En primer lugar, su peinado cardado a lo alto, al más puro estilo años 50, se convertirá, sin duda, en su gran seña de identidad. Normalmente, Amy lo decoraba con motivos florales y diademas y fue tal su éxito, que incluso Karl Lagerfeld, en el año 2007, hizo que sus modelos desfilaran por la pasarela de Chanel con provocativos cardados emulando a la diva.

Segundo, su llamativo y extremo uso del delineador. La cantante llevó el maquillaje a un nuevo nivel, poniendo de moda una mirada ultra felina que extendía la línea del ojo hasta el final de las cejas. Este tipo de maquillaje, propio de los años 60, complementaba a la perfección su excéntrico peinado y su estilo retro a la hora de vestir.

Tercero, las zapatillas de ballet. Mientras la mayoría de las celebrities se empeñan en subirse a altísimas plataformas y glamourosos tacones, Amy siempre se ha decantando por el calzado plano. De hecho, se ha confesado una enorme seguidora de Fred Perry y en 2010 hizo una colaboración con una de las colecciones de la firma.

Cuarto, sus excéntricos tatuajes. Durante su carrera musical, Winehouse se sumergió de lleno en el mundo de la tinta inyectada sobre la piel, llegando incluso a tener 13 tatuajes alrededor de todo su cuerpo. Los más importantes, un ángel, una herradura, un ancla y el nombre de su ex marido en pleno pecho. Todos y cada uno de ellos, símbolos de la buena suerte que no parece haberla acompañado a lo largo de su corta vida.

Quinto, vestidos pin-up. Si hubo un elemento de moda que definió 100% la imagen de Amy, fue el vestido pin-up. La artista los llevaba de todos los colores y telas posibles, sobre todo sobre el escenario: en denim, con estampados de leopardo, rojos (uno de sus colores favoritos), a lunares, fruncidos, de vuelo. Siempre, siempre, marcando la cintura con lazos y cinturones y escote corazón.

SEGUIR LEYENDO