Dime cómo te llamas y te diré qué clase de persona eres

16/08/2017

Dime cómo te llamas y te diré qué clase de persona eres

Los nombres más sencillos influyen positivamente en la personalidad.

Dígame su nombre y le diré cómo le va a ir en la vida. Así de tajantes son algunos psicólogos a la hora de sopesar la importancia de los nombres.

Al parecer, cómo nos llamamos configura en parte nuestra personalidad y condiciona cómo nos ve el resto del mundo. Según diferentes estudios citados por el diario español El País, los nombres más sencillos influyen positivamente en la personalidad.

Veamos...

En 1954, y tras comparar los perfiles mentales de 104 niños con nombres convencionales y otros 104 con nombres peculiares, los psicólogos Albert Ellis y Robert M. Beechley concluyeron que en estos últimos había una significativa "mayor tendencia" a padecer una "severa perturbación emocional" que aquellas personas con nombres más corrientes.

Seis años antes, en el año 1948, dos investigadores de Harvard hallaron que los hombres con nombres inusuales o excéntricos eran más propensos a mostrar rasgos neuróticos que aquellos con nombres comunes.

Estudios más recientes, durante 2008 y 2011, también acogen la idea de apoyar y promover los nombres comunes y decirle que no a los raros. Los individuos que tienen nombres familiares y fáciles de pronunciar causan mejor impresión, alcanzan puestos más altos en las empresas (existen ejemplos como Bill Gates, Steve Jobs, Mark Zuckerberg...) y son contratados mucho antes, aseguran tres investigaciones.

Otra advierte de que los nombres excéntricos están asociados con la delincuencia juvenil. "Con el nombre, a un niño puedes darle protagonismo o exclusión. Un nombre complicado genera poca integración", dice el psicólogo García Soriano consultado por El País.

"El niño va a estar siempre nervioso, intentando aclarar su nombre, y le va a generar continuamente conflictos". En cambio, los nombres sencillos "te generan familiaridad. Si vas a contratar a alguien y se llama José, te resulta conocido y familiar y te da confianza; un nombre extraño, menos oído, te provoca cierta desconfianza a priori", concluyó el experto José Elías Fernández, también citado por el medio.

Así que si tú y tu  pareja llevan semanas buscando el nombre más original y único posible para su futuro hijo, piénsalo dos veces.

Fuente: El País

 

Esta noticia no tiene comentarios. Para comentar, debes estar registrado o haber iniciado sesión.

Cargando...